Historia

Las nueve ediciones de Sucedió en Belén han transformado el centro histórico de Alcalá del Río en las calles de la antigua ciudad de Belén. Su intrincada disposición urbanística han hecho pasear a miles de visitantes, guiados por un narrador, por la historia del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, escenificada por hermanos y hermanas de la Hermandad de todas las edades, para la que se ponen todos los medios, toda la ilusión y todo el esfuerzo necesario para que, como avala el cada año creciente número de participantes y visitantes,
esta representación siga siendo una actividad navideña de obligada visita no sólo en Alcalá del Río, sino en Sevilla y provincia.

Como si de un día de hace veinte siglos se tratara, la bulliciosa rutina de un mercado da paso a una casa, donde una joven recibe la visita de un ángel para anunciarle que es la elegida de Dios. Presurosa, corre a contar la buena nueva a su prima Isabel. El Decreto Romano obliga a la joven, junto con su esposo, a empadronarse en Belén. Mientras buscan posada y todos les cierran las puertas, unos pastores son visitados por un ángel, que les anuncia que el Salvador está pronto a nacer.
Tres Reyes venidos de oriente visitan a Herodes, hasta que, el canto del Aleluya, señala que el Señor nació.

Aunque explicada de forma somera, esa es la representación que, con el título Sucedió en Belén, el Grupo de Belén de la Hermandad de la Soledad de Alcalá del Río escenifica, desde las vísperas de la Navidad de 2007, en las calles del centro histórico de Alcalá del Río.

Por medio de una representación, a modo de catequesis itinerantes, un nutrido grupo de soleanos – en torno a las 450 personas de diversas edades están implicadas, entre actores, narradores, figurantes, personal de apoyo, decoradores, montadores,… – dieron vida a un guión, a medio camino entre las Sagradas Escrituras y la versión para la escenificación, que, en ocho escenas, representa desde la Anunciación a María hasta el nacimiento del Señor.
El escenario escogido no es cualquier calle de Alcalá del Río. La zona árabe, de intrincado urbanismo, compuesto por calles estrechas, con curvas, esquinas,…, semejará las calles de Belén, que, además, estaban decoradas y tematizadas para hacer que la representación ganase en realismo.

Antorchas en las paredes, vecinos de la antigua Belén paseando, mendigos, hilanderas, herreros, castañeras,… muchos y variopintos personajes apoyarán, como figurantes, la narración. Los ropajes son fruto de una concienzuda búsqueda tanto de referentes – documentales, principalmente – como de tejidos para conseguir, aún más, la reproducción de la realidad y la fidelidad a los hechos y momentos histórico.
De la misma manera sucede con los oficios que se representan, los útiles domésticos y de labor,…

La edición de 2007 fue la primera, cosechando un arrollador éxito, por lo que cada año se ha trabajado por mejorar y engrandecer esta representación, tanto en el contenido de las escenas, como en la ambientación, para conseguir evocar los paisajes, las costumbres, el urbanismo, la vida cotidiana,… de la ciudad de Belén de hace 2000 años.

Descargas